La Llorona

La Llorona

En el principio de las más famosas leyendas de terror puede encontrarse un sentimiento tan extraño al miedo como el amor. Este es el caso de la desdichada historia de una joven a quien la posteridad conocería como La Llorona.

Según cuentan los ancianos, cuando este espíritu era una joven mortal, se enamoró perdidamente de un soldado muy apuesto quien a pesar de haberle robado su pureza no le correspondía en el amor. No conforme con esta desventura el destino quiso que la muchacha quedase embarazada y diese a luz una niña muy bella y saludable. Pero la joven madre no estaba preparada para este regalo, y menos para mantener sola a esta criatura. Cuentan también los ancianos que la joven madre, atormentada por los llantos que no sabía cómo calmar, asesinó a la recién nacida con sus propias manos y luego entró en pánico por el acto tan brutal que acababa de cometer.

Cuando los habitantes del pueblo llegaron a donde estaba la joven gritando, y al ver lo que había hecho, la maldijeron y condenaron al exilio en la profundidad de los llanos. Desde entonces se dice que se ha convertido en alma en pena que secuestra niños solos, ya sea que andan vagando sin sus padres en el llano, o que se encuentran solos en casa. Las historias dicen que este espíritu se presenta con la imagen de una joven delgada y extremadamente pálida de cabellos negros, vestida con un camisón blanco bajo una ata de color negro similar a la de la Parca y lleva un bebé en los brazos. Este espíritu se pasa las noches lamentándose y clamando por su hija perdida, por lo que suele escucharse en las calles solitarias de algunos pueblos del llano vagando en busca de aquella niña perdida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *