Las Fotografías

Las FotografíasTe traemos una de las tantas historias de miedo difundidas a lo largo de la historia de generación en generación, una historia de un viaje misterioso a través de un bosque realizado por una fotógrafa hace aproximadamente unos 50 años.

La historia tuvo lugar en una zona boscosa de los Estados Unidos, una joven fotógrafa había decidido embarcarse en un relativamente corto viaje de fin de semana, en busca de tomas artísticas relacionadas a espacios naturales. De esta manera, la joven mujer tomó consigo su cámara profesional, una suficiente cantidad de rollos, carpa, provisiones y demás artículos de vital importancia, dado que sus intenciones eran las de pasarse tres días alejada de la civilización.

El viaje comenzó un día viernes y todo parecía transcurrir de la mejor manera, una amiga de la joven se encargó de llevarla en coche hasta las proximidades de esta zona boscosa, ante lo cual la mujer dio las gracias y se embarcó a pie con cámara en mano y sus pertenencias en una mochila de generosas dimensiones.

Durante todo el primer día la joven tomó una inmensa cantidad de fotografías, utilizando más de 5 rollos hasta casi caída la noche. En este momento, ya cansada, la joven decidió establecer su carpa en un claro del bosque dónde la luz de la luna le permitía prescindir de la realización de una fogata.

Este claro fue el lugar elegido por la fotógrafa para pasar los restantes días, ya que se trataba realmente de un lugar tranquilo. Pasados los días de trabajo, la mujer emprendió su viaje de regreso, realizando el proceso inverso, es decir, caminó hacia la autopista más cercana en dónde su amiga la esperaba para regresar a la ciudad.

Una vez en la ciudad, la joven ansiosa por observar sus fantásticas tomas, se encargó de revelar cada uno de los 10 rollos completos tomados en el bosque, ante lo cual se llevó una gran y terrorífica sorpresa: Si bien las fotografías tomadas estaban correctas, cada rollo contenía una fotografía de la joven dormida en su tienda, una estremecedora historia que la mujer nunca pudo olvidar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *