Rudolf Fenz el misterioso viajero del tiempo

Rudolf Fenz el misterioso viajero del tiempo

Todos hemos querido en algún momento de nuestras vidas, poder volver el tiempo atrás o bien poder acelerar el mismo, pero sabemos que esto es imposible para nosotros. Más allá de fantasiosas películas, no se han conocido casos de personas viajando en el tiempo ¿o sí? Al parecer sí o al menos eso nos cuenta la historia de Rudolf Fenz, el misterioso viajero del tiempo.

La historia comienza en 1950, donde un hombre aparece como por arte de magia en medio de la plaza de un pueblo. Varias personas lo ven y asustadas, avisan a las autoridades quienes se acercan a este confundido señor para preguntarle de donde venia o si necesitaba algo. El hombre les responde que se encontraba perdido y algo confundido puesto que no sabía cómo había llegado hasta este lugar, pero los policías lo notaron algo sospechoso por su extraño aspecto fuera de época y su acento tan extraño, por lo que deciden inspeccionar su equipaje, para ver que no se tratara de un extranjero ladrón o algo por el estilo.

Lo que encontraron en el mismo los dejó completamente pasmados, dentro del equipaje había unos cuántos recibos por cobrar, por la suma de 5 centavos de dólar, decían ser por los cuidados de unos caballos y estaban a nombre de un tal Rudolf Fenz. Además, había algunas ropas, que estaban en excelentes condiciones, como recién compradas, solo que se trataban de estilos de vestimentas de hace un siglo atrás. Le pidieron también su documentación al misterioso señor, el mismo poseía el mismo nombre que lo recibos que tenía; Rudolf Fenz Senior. Tanto la documentación, como los recibos, tenían como fecha, un siglo anterior al presente, lo cual era demasiado extraño.

No solo esto, sino que al buscar en los bolsillos del saco del personaje, la policía se encontró con billetes y monedas en excelente estado, todos de la década de fines de los 1.800. Al ser preguntado, este peculiar hombre por la fecha en que creía que estaba, efectivamente dijo estar en el 1850 lo cual era incorrecto, puesto que se encontraban en 1950, pero la fecha del día y mes si estaban bien en su versión.

El hombre nunca desistió en que el pertenecía a otra época y nunca pudo explicar cómo llegó hasta ese lugar, ese día. Nunca encontraron a su familia, ni a nadie que lo conociera, lamentablemente el hombre siguió su vida perdido y en soledad hasta que al poco tiempo murió. Algunos alegaban que estaba loco, pero debemos tener en cuenta que tenía demasiada evidencia encima, teniendo sobre todo en cuenta su documentación, la cual indicaba que había nacido cerca del 1800, que indicaba que el hombre, habría viajado de alguna forma misteriosa, en el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *